domingo, 17 de abril de 2016

Decisiones

Constantemente estamos tomando decisiones, a todas horas del día,desde que nos levantamos hasta que nos dormimos. De la mayoría de estas decisiones ni somos conscientes.
En algunos casos nuestro cerebro se adelanta unos segundos a la situación y toma una decisión que ¡incluso nos puede salvar la vida!, (quizás es un poco exagerado pero es la verdad), por ejemplo no morir atropellado en un paso de peatones (sin nosotros saberlo, nuestro cerebro se anticipa a los hechos y supone que un coche va demasiado rápido y nos obliga a retroceder en cuestión de milésimas de segundo).
Otras veces estas decisiones nos parecen tan banales que ni siquiera las consideramos como tales: desayunar café, con que pie empezar a subir una escalera o simplemente mover las piernas para andar.
Todos estos actos son decisiones que tomamos día tras día sin saberlo,emocionalmente no nos afectan, es decir, lo haces y ya, no te cuestionas porque lo hiciste, casi nadie se pasa el día pensando por qué desayunó café y no leche con colacao.


Pinterest
Entonces si constantemente estamos eligiendo, ¿por qué es tan difícil tomar, lo que realmente consideramos, una decisión: cambiar de trabajo, empezar una relación, acabarla, mudarte de ciudad,empezar otra carrera? Pues posiblemente estas decisiones son tan difíciles de tomar porque somos conscientes, conscientes de todo lo que puede implicar después y pasamos a plantearnos una serie de ventajas e inconvenientes sobre lo que conllevaría tomar un camino u otro. Este anticipamiento de los hechos que nombraba antes, nos puede salvar la vida sí, pero también nos la puede amargar de la forma más tonta preocupándonos por cosas que no han pasado y quizás ni siquiera pasen, de hecho “el 95% de todo lo que preocupa a la gente son cosas que no han pasado todavía”.
Hay profesiones, como por ejemplo la medicina en las que los médicos toman decisiones de vida o muerte cada día, y a los médicos nadie les ha enseñado a decidir (no hay ninguna asignatura que sea toma de decisiones), simplemente basandose en los hechos que tienen delante,con la mayor objetividad posible, su experiencia y  su intuición, eligen la opción que consideran más adecuada en ese momento para ese paciente en particular, y lo que pueda surgir después ya se verá como se afronta, pero en ese momento la decisión que se toma es la más adecuada a su parecer. A lo mejor ellos podrían enseñar al resto de las personas a como tomar decisiones.
De las decisiones que tomamos va a depender finalmente nuestra vida, unas veces la elección sale muy bien y otras muy mal, y el que es sabio aprende de las veces que salió mal para intentar que no vuelva a repetirse.
Finalmente yo creo que no deberíamos preocuparnos tanto, simplemente tomar una decisión y elegir la opción que más nos pueda ayudar a ser felices, y jamás arrepentirse de esa decisión, porque en ese momento después de darle vueltas a muchas cosas llegaste a la conclusión de que era lo mejor. Si ahora no te gusta lo que te sucede, ¡¡no te arrepientas de esa antigua decisión simplemente toma otra!!
Pinterest

R
Échate Otro

4 comentarios:

  1. Cada decisión (buena o mala) trae consigo tres cosas, una lección ganada, una experiencia vivida y una sentencia. La lección es, saber cuan preparados o no estamos para saber elegir. La experiencia es, aprender del acierto (para repetirlo) o aprender del error (para evitarlo). Mientras que, la sentencia es el éxito o el fracaso.
    Luego, arrepentirse o no de una decisión tomada, es una reacción propia del carácter de cada individuo y nacida del resultado de dicha elección. Pero lo que nunca hay que olvidar, es que si bien, el tomar una decisión no garantiza el éxito, el no hacerlo si garantiza una oportunidad perdida. Y si acaso existe algo peor que el dolor de un fracaso, es el llanto de un cobarde, que vivirá arrepentido de las decisiones que nunca tomó y que pudieron cambiar su vida (pero nunca lo sabrá).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Carlos, de nuevo gracias por tu comentario, nos encanta que nos visites, nos leas y encimas dejes tu opinión!!:)
      Estamos muy de acuerdo contigo con que no hay nada peor en esta vida que arrepentirse por no haber tomado una decisión, y sentirse un cobarde, hay que ser valiente y arriesgar!!

      Esperamos seguir viendo tus comentarios por aquí!!

      Gracias!!

      Eliminar
  2. Hola soy la chica de un punto de locura:) Ante todo dejame decirte que estoy de acuerdo en cada una de tus palabras. Constantemente estamos tomando una decisión, pero a la hora de tomar una grande pensamos más en lo que perdemos que lo que vamos a ganar. Yo tengo en mi vida un lema que es que el temor a fallar no te impida jugar :) Es mejor ser valiente, arriesgarse, ver si sale bien o mal, e intentar aprender la lección.
    Y como tú dices el 95% de las veces nos preocupamos más del futuro que del presente, que a fin de cuentas es lo que tiene que mover: el AHORA. Es complicado y muy difícil tomar decisiones. Yo hace poco escribi en una entrada sobre este tema y llegue a la conclusión de que muchas veces permanecemos en un lugar porque pensamos que es lo que nos merecemos hasta que entras en crisis y te planteas cambiar. Y estoy de acuerdo con tu frase final: Si no te sale bien una, toma otra. A seguir así porque de verdad escribes genial :) Un fuerte saludo :) te paso el enlace de la entrada esa a ver que te parece :)
    https://unpuntodelocura.wordpress.com/2016/03/26/aprende-a-sonreirle-a-la-vida-y-dejate-querer/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias por tu comentario!! Y tu lema nos ha encantado, "Que el temor a fallar, no te impida jugar", se puede aplicar muy bien a esta entrada. Y tu entrada muy buena, me la leí hace poco y ahora la he vuelto a releer, no son los sitios los que nos hacen recordar una época feliz, son las personas que hubo en esos sitios!! Un saludo!! Esperamos verte por aquí!!

      Eliminar