lunes, 11 de abril de 2016

Efecto Pigmalión

¿Estás seguro de que cada día haces realmente lo que quieres? O ¿piensas que haces lo que quieres, pero en realidad haces lo que esperan de ti, y estás tan acostumbrado que acabas pensando que eso que haces es lo que quieres?.

Pinterest
Después de este trabalenguas, no es tan absurdo pensar que en cada día de nuestras vidas realizamos una serie de actos porque consciente o inconscientemente estamos respondiendo a lo que las personas que nos rodean esperan de nosotros, para lo bueno y para lo malo. Y lo que los demás esperan de nosotros, nos puede llevar mucho más lejos de lo que pensamos, tanto en el aspecto positivo como en el negativo.

Pero,¿de verdad, lo que nuestro entorno de amistades y familiares esperan de nosotros, puede llevarnos a llegar más allá de lo que esperamos? O por el contrario, ¿cuántas veces no hemos intentado algo (aunque fuera una tontería tipo aprender a bailar tango) porque la confianza de los demás en ti era ninguna, (“¿qué tu quieres aprender a bailar tango?”).Si te paras a pensar detenidamente, seguro que acabas encontrado alguna situación similar.

Y este “dejarse influenciar” por los demás sin saberlo, tiene un nombre, se llama efecto Pigmalión. Y es un suceso que describe como la creencia que tiene una persona sobre otra puede influir en el rendimiento de esta última. Es decir que existe una relación directa entre las expectativas que hay sobre una persona y el rendimiento (en el ámbito que sea) que se obtiene de esta persona.

En este vídeo de un anuncio (de divina pastora seguros), se entiende fácilmente lo que es el efecto Pigmalión:


“Hay una responsabilidad ineludible en cómo hablamos, en cómo tratamos a los demás, porque nuestras palabras tienen más poder de lo que nunca habíamos imaginado. Cada día tienes la opción de cortar las alas a los demás hablando de miedo e incertidumbre. O puedes dejar que tus palabras les impulsen a sus metas confiando en la capacidad infinita que hay dentro de todo ser humano”

Así que ya sabéis, cuidado con lo que le dices a los demás porque las palabras tienen mucho poder.

“Todos somos genios, pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil”.A. Einstein

R

Échate Otro

2 comentarios:

  1. Es tal como lo describes. Sin casi darnos cuenta los demás influyen de manera exponencial en lo que somos, ellos también forman parte de todo eso. Nos construimos en base a muchos factores, pero la influencia externa es primordial. Deberíamos concienciarnos de eso mismo y dirigirlo en nuestro propio beneficio. Siempre consiguiendo la distancia necesaria para que nuestro "yo" escondido resurja de entre las sombras. Un post genial :)
    https://confesionesydesvarios.wordpress.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias por tu comentario. Como bien dices estamos muy influenciados por nuestro entorno sin saberlo. Quizás deberíamos aprender a ser yo mismos e intentar influenciar en los demás de forma positiva.

      Nos seguimos leyendo. Y esperamos que te sigas pasando por aquí!

      Eliminar